El equipo latino de Burson se reunió en octubre para conocer a su nuevo jefe. Ya lo echaron

El nuevo CEO de WPP, Mark Read, que reemplazó al destituido fundador del grupo, Martin Sorrell, no podía haber estado más acertado cuando dijo: “WPP es impenetrable”. Se refería a un enorme conglomerado de casi 500 agencias de publicidad y consultoras de marketing y PR en los cinco continentes que pierde mucho dinero, y por eso su plan es fusionar muchos de esos servicios y despedir a unos 3.500 empleados.

Pero una prueba de lo impenetrable del conglomerado que armó Sorrell se la dio América latina: a la semana de echar a Francisco Carvalho, el jefe regional de la recientemente fusionada agencia de PR Burson-Cohn & Wolf, para pasar a dirigir las filiales regionales de esa agencia (en México, Brasil, Argentina, Colombia, Perú, Chile y Uruguay) directamente desde Nueva York, un fallo arbitral en Sao Paulo frenó la fusión temporariamente entre Burson-Marsteller y Cohn & Wolfe en Brasil, su mercado más importante.

Carvalho dirigía Cohn & Wolfe y había quedado no sólo como jefe de la fusión en Brasil, sino como máximo ejecutivo latinoamericano, y ese nombramiento se hizo después del retiro de Sorrell.

Ahora los jefes locales de mercado, como el mexicano Guido Gaona en Argentina, tendrán más autonomía al reportar a la lejana Nueva York.

Por el contrario, en el caso de otra las agencias de PR emblemáticas de WPP, Hill & Knowlton Strategies, la conducción regional que estaba en Estados Unidos (en manos de la argentina Claudia Gioia) fue descabezada para trasladarse a Sao Paulo, Brasil.

Para continuar leyendo, o suscríbase a la revista y acceda a todo el contenido haciendo click aquí.

También puede interesarte