Simon Felstein (izquierda): estar preparado, ser respetuoso y audaz fue crucial

Luego de que José Mourinho fuera despedido a mediados de diciembre como director técnico del Manchester United, el jefe del Tottenham, Mauricio Pochettino, fue inmediatamente considerado como el favorito para reemplazarlo. Esto llevó a los periodistas ingleses a interrogar al D.T. argentino sobre el tema en cada oportunidad que se presentara.

Sin embargo, durante la conferencia de prensa previa al encuentro con el Everton, unos días más tarde, el jefe de comunicaciones del Tottenham, Simon Felstein, no aceptó que se siga hablando de la posible sucesión y le pidió al reportero de Sky Dharmesh Sheth que «continuara, por favor» cuando quiso indagar sobre el tema. Sheth no cedió, lo que hizo que Felstein pidiera que la filmación se detuviera temporalmente para que pudiera hablar con los periodistas en privado.

Cuando se volvieron a encender las cámaras, la conferencia de prensa continuó sin mencionar al Manchester United.

El gerente de cuentas de la agencia británica The PR Office, Jonny Garfield, escribió en una columna de opinión en la revista especializada PRWeek: «Esta fue una victoria importante para Tottenham, ya que luchan para mantener el control de su talentoso jefe. ¿Entonces, qué tácticas de relaciones públicas llevaron a este éxito?». Luego, Garfield enumeró los cinco puntos que llevaron a Felstein a su exitosa intervención:

* Esté preparado. Dada la velocidad y la seguridad de la reacción de Felstein, uno debe asumir que su equipo había discutido la situación en profundidad y que habría llegado a la conferencia de prensa listo para este escenario. Esto lo dejó bien posicionado para ejecutar un plan acordado, lo que hizo de manera impresionante.

* Sea respetuoso. Felstein fue controlado en su comportamiento. No era antagónico, sino que explicaba cortésmente su posición de una manera tranquila, lo que aseguraba que la situación no se pusiera tensa. Esto es importante a corto y largo plazo, ya que la buena voluntad es clave para garantizar que la relación club-periodista sea positiva.

* Sea firme. En estas situaciones, es probable que el periodista intente continuar con la línea de preguntas planeada. Cuando el periodista reformuló su pregunta, Felstein no fue disuadido. No modificó su posición y evitó ser arrastrado a un debate, dejando al periodista con pocas opciones.

* Estar unidos (sin juego de palabras). Pochettino le permitió a Felstein manejar la situación sin interrumpir. Si Pochettino se hubiera involucrado, habría brindado al periodista un aliento renovado, ya que habría socavado la posición de Felstein.

* Sea audaz (si es necesario). En este escenario particular, solicitar que las cámaras se apagaran temporalmente, lo cual es altamente inusual, demostró ser un golpe maestro. Esto evitó una confrontación potencialmente dañina en vivo en el aire y permitió una conversación completa y franca en privado.

«En última instancia, cada escenario tiene su conjunto único de circunstancias, pero las cinco tácticas anteriores deben estar en la mente de cada asesor de comunicaciones», concluyó Garfield.

Para continuar leyendo, o suscríbase a la revista y acceda a todo el contenido haciendo click aquí.