Para que los crisis managers tengan en cuenta en un año electoral en el que arreciarán las fake news

El 2019 es un año electoral, y Argentina no va a ser muy distinta al resto del mundo: las “Fake News” estarán en el centro de las campañas políticas como antiguamente las pegatinas y los políticos sacándose fotos besando bebés. Aunque tanto pegatinas como fotos artificiales de políticos alzando bebés seguirán habiendo.

Entre esas fake news o campañas de desinformación,  lo más probable es que muchas veces se vea afectada la imagen de empresas, personas e instituciones. Semanas atrás el caso de la fábrica de bizcochos Don Satur mostró el camino para muchas empresas de por dónde pueden pasar los tiros en una contienda electoral que será bastante sucia: ante el cierre, mediados de año, de uno de sus proveedores -una pequeña planta de galletitas en la localidad de Chacabuco- en las redes sociales fuentes ligadas a la oposición difundieron que la que estaba cerrando era una planta perteneciente a la popular y tradicional marca de bizcochos Don Satur.

Algunos medios se hicieron eco, y en las redes sociales, los opositores al gobierno del presidente Mauricio Macri aprovecharon la noticia falsa para mostrar el daño que le estaba haciendo a la economía la política de Cambiemos.

Pero había cerrado un proveedor de Don Satur, y no una planta de la empresa en sí. Ese dato era muy distinto a la noticia de “Don Satur cerró una de sus plantas”, y Chequeado, la ONG de verificación de noticias, lo puso los términos correctos en uno de sus posts.

¿Puede ser Chequeado un buen recurso para comunicadores de crisis víctimas de las campañas de fake news que prometen arreciar en el año electoral?

Laura Zommer, directora ejecutiva de Chequeado, recuerda que también entraron en acción en septiembre del año pasado en un caso de fake news que afectaba a Arcor, en el que en las redes sociales circuló el falso rumor de que muchos productos del gigante argentino de los alimentos contenían la bacteria salomonella. Pero Zommer pone paños fríos: “planeamos concentrarnos fundamentalmente en la información directamente vinculada a las elecciones”, explica. Chequeado lideró una alianza “amplia y plural -con actores y medios internacionales y nacionales- para trabajar todos juntos en un proyecto cívico contra la desinformación”, según explica la abogada y ex periodista del diario La Nación.

Si bien advierte que todavía tienen “mucho por definir”, dice que en Chequeado buscan “tomar las mejores prácticas de los proyectos de Francia, México y Brasil y sumar un uso intensivo y estratégico de la tecnología”.

Antes de fin de año, Zommer presentó el proyecto en Adepa, la asociación de editores de diarios que preside el dircom de Clarín, Martín Etchevers. Explicó que la idea central de la coalición “anti fake news” es que habrá decenas de periodistas capacitados en métodos para identificar noticias falsas y contenido desinformante en medios chicos y grandes de todo el país y todo el contenido que se produzca se publicará en simultáneo en todos los medios que sean parte de la iniciativa y redes sociales para aumentar su impacto y llegada.

“Cada medio podrá elegir qué contenido publicar y cuál no, pero no podrá modificar el contenido de las piezas, que tendrá que darlas íntegras”, explica Zommer, para evitar suspicacias.

¿Cualquiera puede acudir a Chequeado para denunciar una noticia falsa o una campaña? “Esto ya ocurre hoy con la sección #FalsoEnLasRedes de Chequeado -explica- y la idea es profundizarlo con el proyecto colaborativo. Cualquier persona, sea político, empresario, periodista o ciudadano interesado en mejorar el debate puede alertar sobre la circulación de contenido desinformante por distintas vías (desde redes sociales hasta Whatsapp o la web) y, dependiendo del alcance o viralización de la pieza cuestionada y criterios editoriales (como relevancia del tema y de la persona aludida), se realiza la investigación y publica. No siempre lo que se “denuncia” como “noticia falsa” resulta serlo y, justamente, por eso es necesario tener un método de trabajo”, explica.

Zommer, que está casada con el alcalde del partido bonaerense de Pilar (de Cambiemos), Nicolás Ducoté, agrega que Chequeado ya tiene una alianza con Facebook desde mayo de 2018 dentro de la iniciativa Third Party Fact Checker (verificador externo) con la que la red fundada por Mark Zuckerberg busca limpiar su imagen de principal propalador mundial de noticias falsas.

Este nuevo proyecto estaría apoyado por varias redacciones de medios importantes y Google, además de otras empresas tecnológicas.

Para Zommer, fundadora de Chequeado en 2010, esta iniciativa en un año que promete ser pródigo en campañas de desinformación en Argentina, el 2019 promete ser un salto en grado de conocimiento. Los comunicadores de crisis van a tomar nota de que es una opción interesante para contrarrestar ataques de desinformación. “Nuestra misión es mejorar la calidad del debate público para fortalecer la democracia y, frente a la irrupción de la desinformación en el mundo, pensamos que necesitamos unir fuerzas para que no ganen quienes quieren engañar a la gente”, dice la jefa de Chequeado.

Para continuar leyendo, o suscríbase a la revista y acceda a todo el contenido haciendo click aquí.